redes sociales

Durante los primeros años de la masificación de internet, se creía que los buscadores eran la puerta de entrada a la web. Hoy, aunque los buscadores siguen siendo vitales, tenemos claro que las redes sociales son los ecosistemas que nos interconectan a todos en internet. 

La historia de las redes sociales, sin embargo, va mucho más allá de internet. En realidad, los seres humanos siempre nos hemos conectado en redes. Desde mucho antes de la aparición de la web, nuestras vidas estaban marcadas por los contactos, confluencias y relaciones que hacíamos con amigos y conocidos. 

Es de esa red de contacto de la que salen muchos de nuestros clientes, oportunidades de trabajo, amigos y hasta potenciales parejas. 

Las personas tenemos un natural instinto comunitario; necesitamos relacionarnos y conocernos. Le compramos a conocidos o a empresas que tengan referencias de conocidos. Confiamos en el criterio de nuestros conocidos inmediatos; y a través de ellos establecemos nuevas relaciones sociales.

Y fue precisamente la tecnología lo que permitió que las relaciones que antes establecíamos con nuestro círculo inmediato fueran alcanzando un cariz global.

Ahora podemos armar una lista de contactos diversa, segmentada por intereses y conectada con todo el mundo si así lo queremos. Las características de las redes sociales no son muy distintas a las que siempre han motivado las relaciones interpersonales en la sociedad. 

Es por eso que las redes sociales, mucho más que los buscadores, son hoy la puerta de entrada a internet. 

Ahora bien, hazte alguna de las siguientes preguntas:

  • ¿Sabes lo que son las redes sociales
  • ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de las redes sociales?
  • ¿Entiendes el impacto de estas redes en tu vida personal? 
  • ¿Qué tipos de redes sociales existen?
  • ¿Has pensado en incluir las redes sociales como parte de tu negocio? 
  • ¿Sabías que las empresas que hoy no tienen presencia en redes no existen? 
  • ¿Publicas contenidos con intención y  planificación, o solo lo haces por hacerlo? 
  • ¿Entiendes de conceptos y profesiones que han surgido gracias a la irrupción de las redes sociales como SEO, Planning, Content Marketing, Community Manager, Branding, etc.?

Vamos a revisar en profundidad todos estos conceptos y ver cómo puedes usarlos en tu negocio, emprendimiento, marca personal o incluso en tu vida cotidiana.

Qué son las redes sociales

Las redes sociales son sitios web en donde las personas pueden crearse perfiles personales para conectarse con los demás. Dependiendo del tipo de red sociales, se trata de sitios en donde se pueden publicar contenidos, tener páginas corporativas, abrir grupos, subir fotos, videos y material multimedia, entre otros usos. 

Aunque en principio las personas suelen agregar a su red a amigos y conocidos, pronto comienza un efecto de red neuronal. Se van creando puntos de interconexión, partiendo de los intereses comunes, sean estos comerciales, políticos o culturales. 

Es así como de páginas con perfiles personales, las redes sociales se fueron transformando hasta convertirse en comunidades, perfiles corporativos y hasta tiendas en línea. Así se han convertido en el ecosistema por excelencia del internet. 

Una de las razones de esta evolución tiene que ver con la observación hecha por las empresas y anunciantes publicitarios. 

Y es que la profusión de datos personales, comportamientos e intereses de los usuarios, hace que estos sitios sean fuente de información sobre los posibles modos de consumo y comportamiento de las personas.

Fue de este modo que las redes sociales pronto comenzaron a usarse para el mercadeo de productos, fortalecimiento de marcas y hasta venta directa de productos y servicios. 

A esto se le conoció como el marketing en redes sociales, un concepto sobre el que profundizaremos más adelante. 

Por ahora, lo importante es entender que desde hace mucho las redes no son ni una opción ni un sitio de donde se pueda estar fuera. Las redes sociales son ya el ágora de internet, el centro de buena parte de las relaciones sociales modernas y la principal industria para publicidad en el mundo. 

Sin embargo, algunas personas siguen recelosas de las redes sociales. Veamos por qué. 

El principal recelo está ligado a la protección de datos personales. Diversos analistas y estudiosos del tema se refieren a las redes sociales en términos negativos, por sus políticas de manejo de información personal. 

Sin embargo, es bueno acotar que, aunque las redes sociales tienen ciertamente datos que nos pertenecen, estos no han sido obtenidos ilegal o ilícitamente. Los propios usuarios comparten los datos y pueden protegerlos si así lo desean. 

Si un crimen ocurre con un cuchillo a nadie se le ocurre pedir que prohíban los cuchillos. Si las redes sociales son utilizadas para traficar datos, acosar personas o promover discursos de odio, nadie debería pedir que se prohíban estos sitios. 

La solución a las legítimas críticas que se hacen a las redes sociales está en aprender a usarlas. Abrazar sus ventajas y evitar sus desventajas debe ser la actitud, tanto en lo particular como a nivel de las empresas y anunciantes que quieran usar las redes sociales como parte de su estrategia. 

Tipos de redes sociales

Los tipos de redes sociales pueden dividirse por dos características: los aspectos técnicos y el tipo de contenidos que las caracteriza. Sobre los aspectos técnicos, volveremos más adelante. Hablemos ahora de los tipos de redes sociales de acuerdo a sus contenidos. 

Redes sociales horizontales

Son aquellas que se dirigen a un público más generalista. Sin buscar la especialización, estas apuntan al público más masivo. Por ello suelen ser fáciles de utilizar y estar pensadas en una audiencia poco “geek” o poco ennichada. 

El más común y antiguo de estos tipos de redes sociales son las de perfiles personales. Hablamos de una suerte de fichas en línea, no muy distintas a una planilla de datos, en la que los usuarios vacían su nombre, país de residencia y gustos personales. 

Posteriormente, estas redes fueron evolucionando. Primero, permitiendo la publicación de datos más personales como el estado civil. Luego, facilitando a los usuarios subir sus fotos y videos privados. Y finalmente, dándoles a las personas herramientas para construir comunidades en línea, grupos y demás. 

Al tiempo, las empresas fueron armando sus perfiles y las propias redes sociales permitieron especializaciones de estos, para distinguirlos de los personales. Hoy, esta evolución trasciende mucho

Las principales redes sociales de este tipo son, entre otras:

  • Facebook
  • Instagram
  • Ello
  • Hi5
  • MyLife
  • MeetMe
  • Vkontakte
  • MySpace
  • QZone

Redes sociales verticales

Como su nombre lo indica, acá el contenido está más verticalizado. No suelen ser redes para expertos, pero sí para iniciados en tecnología. 

Usualmente se pueden dividir las redes sociales verticales en dos grandes grupos. Veamos cuáles son:

1. Redes sociales de entretenimiento. Las redes de perfiles personales no solo se llenaron de empresas promocionándose, sino también de creadores de contenido independiente. 

Eran artistas y otros profesionales que encontraron en estas plataformas una manera de mostrarle su talento al mundo. Era cuestión de tiempo para que surgieran redes sociales dirigidas precisamente a estos creadores de contenido, para que tuvieran las herramientas que les facilitaran esa expresión. 

Desde Youtube, hoy en día la principal plataformas de videos del mundo, hasta Instagram, que en su momento potenció la carrera de miles de fotógrafos alrededor del globo. Las redes sociales de contenidos, propios o curados, son hoy en día las más utilizadas de todas las redes. 

Incluso Twitter, que en principio pareciera no responder a esta necesidad, es ya la principal fuente de información de millones de ciudadanos en distintos países. 

Veamos cuáles son las principales redes sociales de contenidos a nivel mundial.

  • TikTok
  • Youtube
  • Twitter
  • Instagram
  • OnlyFans
  • Snapchat
  • Kwai
  • Flickr
  • Vimeo
  • Funny Or Die
  • SoundCloud
  • BandLab
  • ReverbNation
  • Pinterest
  • 500px
  • Fotki

2. Redes sociales de nicho. Al mismo tiempo, como parte de la evolución de las redes sociales, se fue dando un proceso de ennichamiento de los contenidos. Es decir: cada comunidad fue agrupándose en torno a un nicho de interés concreto. 

De esta manera fueron segmentándose los públicos no solo gracias a las opciones que estas mismas redes daban para la segmentación, sino que también se iban generando segmentaciones espontáneas. 

Entendiendo este proceso, fueron surgiendo las redes sociales de nicho. Estas no requerían ni de perfiles personales ni de contenidos creados, sino que se basaban en intereses comunes. 

Podían ser: interés en buscar pareja, deseos de conseguir trabajo, búsqueda de servicios confiables o cualquier otra utilidad. Estas redes sociales responden esos intereses, segmentándose y permitiéndole a las personas satisfacerlas. 

No podemos enumerarlas todas, ya que incluso existen a nivel local. Pero si podemos, basándonos en los nichos que se han hecho más populares, categorizarlas un poco. 

Vamos a revisar como:

Redes sociales más usadas para encontrar pareja

  • Tinder
  • Badoo
  • Lovoo
  • Meetic
  • Grindr
  • Adopta un tío

Redes sociales más usadas para encontrar trabajo

  • LinkedIn
  • Bebee
  • Freelancer
  • Womenalia
  • Fiverr
  • Workana
  • Elance

Redes sociales más usadas para encontrar y evaluar servicios

  • Yelp
  • Tripdavisor
  • FilmAffinity
  • Google My Business
  • City Guides
  • Open Table
  • Zomato
  • Zagat
  • Slant
  • Best Company
  • Posse

Como vemos, las posibilidades son infinitas. No es descartable que en un futuro surjan otro tipo de redes sociales, más segmentadas y especializadas que estas. Pasemos a otro tema.

Ahora sí, hablemos de los tipos de redes sociales centrándonos en los aspectos técnicos. En particular nos centraremos en los dos tipos más populares de redes sociales que existen: las horizontales y las verticales.

Diseño, pantallas y redes sociales

En diseño web hay una tendencia cada vez más asentada. Se llama: mobile first. Y se refiere a diseñadores que primero piensan en el diseño de un sitio web para los teléfonos antes de pensar en su diseño para computadoras. 

La razón de esta tendencia es que el tráfico web se hace mayoritariamente por teléfono. Ya no son las computadoras, sean de escritorio o laptops, las que conectan a las personas con la web en el mundo. Son los dispositivos móviles, computadoras portátiles al fin y al cabo, las que interconectan a la mayoría de los internautas.  

Si los diseñadores de sitios web ya han notado esta transformación en los hábitos de navegación, qué decir de los creadores de redes sociales.

El surgimiento de las redes se dio casi en paralelo a la popularización de las aplicaciones para teléfonos. Estas últimas fueron resultado de la masificación de los teléfonos inteligentes, los smartphones. 

Las redes sociales, que originalmente funcionaban en la web, crearon sus propias apps y comenzaron a absorber el tráfico móvil. 

Hoy la mayoría de las personas, junto con el navegador, instalan las aplicaciones de las redes sociales. Veamos algunos números que apuntalan esta tendencia:

Facebook reportó en 2020 una audiencia total de 2.449 millones de usuarios activos. De ellos un 70% se conecta desde el móvil, utilizando la app de Facebook o su versión Lite.

En el mismo año, Instagram tuvo unos 1.000 millones de usuarios activos al mes. El porcentaje de conexión desde el móvil es mucho más impresionante: un 95% de esos usuarios activos se conectaron desde el teléfono.

Twitter tuvo en 2020 un promedio de 339 millones de usuarios activos al mes. Siendo un 69% de ellos usuarios de su app para smartphones. 

Así podemos ver que la tendencia en redes se dirige a usuarios conectados desde teléfonos. Varias redes sociales, a sabiendas de esta realidad, se han convertido en redes sociales de pantallas verticales. Puesto que los teléfonos tienen pantallas verticales. 

De hecho, los dos fenómenos de mayor crecimiento en redes sociales más recientes, TikTok y Clubhouse, son así: redes sociales de pantallas verticales. 

Para qué sirven las redes sociales

Hasta ahora hemos sido bastante generales con el tema, pero llegó la hora de responder a una pregunta vital: ¿Para qué sirven las redes sociales? ¿Cuál es la importancia de las redes sociales?

No hay una sola respuesta, pero podemos enumerar sus principales usos. Y posteriormente, podemos revisar las ventajas y desventajas de las redes sociales. Comencemos por lo primero.

Las redes sociales sirven para:

  • Crear marcas personales
  • Potenciar marcas corporativas
  • Digitalizar negocios físicos
  • Llegarle a audiencias de crecimiento exponencial
  • Aumentar nuestra cartera de clientes
  • Hacer marketing de contenidos
  • Segmentar publicidad y rentabilizarla optimizando presupuestos
  • Construcción de una sólida comunidad en línea
  • Mejorar nuestra atención al cliente
  • Potenciar nuestro branding
  • Conseguir sinergias y colaboraciones con equipos remotos
  • Refrescar el lenguaje de la marca
  • Dirigir tráfico hacia nuestra web
  • Obtener información sobre los hábitos de consumo y puntos de dolor de nuestros clientes, actuales y potenciales
  • SEO. Y no solo porque mejoran tu posicionamiento en Google, sino porque ya existe un SEO interno en las redes sociales

Sin embargo, es bueno ir más allá. Veamos las principales ventajas y desventajas de las redes sociales.

Ventajas y desventajas de las redes sociales

Estar en redes sociales nos pone frente a una enorme cantidad de ventajas y también nos expone a algunos riesgos. Revisemos en profundidad cuáles son las ventajas y desventajas de tener redes sociales.

Ventajas de las redes sociales

Las principales ventajas de las redes sociales están ligadas a la capacidad de unir tu perfil personal o corporativo a una serie de valores que desees proyectar.

Además, la cantidad de datos de tus potenciales clientes están allí para ser utilizados. Esto significa que la publicidad hecha en redes sociales es mucho más eficiente y efectiva, sin mencionar mejorable. 

Abre la oportunidad de crear una sólida marca corporativa o personal. Para ello debes pensar en el tipo de contenidos que publicarás. Haz un plan mensual o al menos quincenal para tus publicaciones. Más adelante, en futuras publicaciones, vamos a enseñarte a hacer esto.

Por ahora, piensa: ¿Qué valores quieres proyectar? ¿Tu perfil es para una empresa o quieres destacar como profesional independiente? Y ten contenido acorde a los objetivos que quieres alcanzar.

Cercanía con tu potencial audiencia. A veces el exceso de cercanía puede afectar la seriedad de una marca, pero bien utilizada, la cercanía mejora tu comunicación con la audiencia. 

A medida que tienes a tu audiencia cerca puedes dirigir mejores contenidos hacia ella. Utilizando un lenguaje un poco más distendido e informal, creando un rostro humano a tu marca, por muy seria y corporativa que sea. 

La atención al cliente y los niveles de satisfacción de los usuarios también mejoran gracias a esta cercanía. 

Aumento exponencial del tráfico hacia tu web. Los sitios web no solo deben existir y tener contenidos, sino que tienen que generar visitas constantes. Dirigir tráfico a tu página, parte de una buena estrategia de SEO (Search Engine Optimization), pero también de que en tus redes dirijas tráfico hacia ella. 

Los contenidos de tu página, pueden transformarse en publicaciones para redes sociales. Estas publicaciones, a su vez, pueden ser “trailers” que muevan a tu audiencia desde las redes y hasta tu página web. 

Hay redes que funcionan mejor que otras para generar tráfico web. Es un tema que abordaremos en futuras publicaciones. Pero en general, todas sirven para que tus clientes salten de la plataforma en la que te conocieron a la plataforma que has creado para tus ventas o comunicaciones. 

Aumento de las ventas en tu tienda en línea. Y ligado con el punto anterior: si tienes una tienda en línea, imagina que las redes sociales son un mostrador de la misma. Es decir, que exhibes tus productos en redes sociales, y luego mueves el tráfico desde ellas hasta tu tienda en línea para cerrar allí la venta. 

Aumentar las ventas de tu tienda en línea con redes sociales, requiere de una estrategia consistente y disciplinada. Los contenidos bien segmentados y elaborados son la base de mayores visitas a tu tienda online. Esas visitas se transforman en conversiones. 

Conocimiento en profundidad de tu audiencia, desde sus hábitos de compra hasta sus principales puntos de dolor. A esto se le llama Social Listening, un concepto novedoso cuyo objetivo central es que aprendas como utilizar las redes sociales para alimentar la data de tu clientela. 

Las redes, como ya hemos comentado, nos dan pistas sobre los hábitos de consumo, gustos e intereses de nuestra audiencia. ¿Has pensando en el enorme potencial de esa información?

En tanto la obtengas éticamente, esa data te sirve para conocer con mayor profundidad a tus clientes. Este conocimiento, bien utilizado, puede transformar de manera notable tus ventas, productos y servicios. 

Las redes sociales son la mejor plataforma para hacer publicidad, segmentando y optimizando tus campañas en tiempo real. Ya las redes son la principal empresa de publicidad en el mundo. Más adelante, profundizamos en ese tema cuando hablemos del marketing en redes sociales. 

Por ahora, piensa en esto: hacer publicidad en redes sociales te pone frente a una audiencia potencial de cientos de millones de clientes potenciales. ¿Cómo no aprovechar esto para potenciar nuestras marcas y hacerlas crecer?

Conocimiento de tu marca fuera de tu localidad, gracias a una audiencia que, bien construida puede ser global. Todo dependerá de tu segmentación y de la calidad de tus contenidos. Pero si quieres, un perfil en redes sociales puede convertir tu empresa local en una compañía con vocación internacional.

Construcciones de nuevas conexiones y sinergias con colaboradores de todas partes del mundo. Así como aumentas tus clientes y conversiones, las posibilidades de las redes sociales te acercan a colaboradores, trabajadores independientes y profesionales de todas partes del mundo. 

Muchas veces pensamos que tener perfiles corporativos en redes nos unirá a clientes y compradores. Pocas veces consideramos que también nos acercamos a profesionales y colaboradores potenciales. 

En tiempos en los que el teletrabajo no para de aumentar, ampliar nuestro networking no solo puede aumentar nuestro ingresos sino mejorar nuestro capital humano.

Visibilidad profesional, porque las redes pueden ser tu perfil como profesional y también tu portafolio en línea. Si no tienes una empresa o marca corporativa, puedes crear una marca profesional. Ya hasta existe una red social dedicada al trabajo y a los perfiles profesionales: ¡LinkedIn!

La época en la que enviábamos currículos para conseguir trabajo, ha pasado. Estamos en tiempos en que se contrata por marcas personales y portafolios en línea. A tus empleadores no les interesa donde estudiaste, sino lo que sabes y lo que has hecho. 

Tu marca personal es la mejor forma de mostrarle al mundo tu perfil como profesional. Desde tus habilidades y conocimientos, hasta una muestra de tus trabajos previos.

Con lo primero, generas confianza en la experticia de tu labor. Lo segundo, demuestra la calidad de tu trabajo, así como la confianza que otros ya han puesto en ti al encargarte sus trabajos. 

Sea que utilices la marca personal para conseguir mejores trabajos o para hacerte con una cartera de clientes, está claro que las redes sociales te dan más y mejor visibilidad profesional. 

Digitalización de bajo costo: si tu negocio es físico puedes digitalizarlo al llevarlo a redes sociales sin tener que asumir los costos de una transformación digital profunda.

En 2020 el mundo vivió una transformación agresiva hacia la digitalización de todos los sectores. A muchos, esta crisis los agarró desprevenidos, pero a otros, los consiguió preparados. ¿Sabes por qué?

Porque ya había sectores que veían venir una digitalización masiva. La irrupción de internet trajo consigo las compras en línea, la comunicación virtual y el trabajo remoto. Esto ya existía, 2020 fue solo el año en el que se hizo general.

Por lo tanto, aunque tu empresa siga siendo una compañía que funciona en físico, digitalizarte no es algo que te puedas dar el lujo de no hacer. Si lo que te preocupa es el proceso y sus costos, puedes comenzar digitalizándote en redes sociales. 

Por ejemplo: en vez de saltar de tienda física a tienda online, comienza por mostrar en tu perfil de Instagram los productos. Posteriormente concreta la venta y dirige a tu comprador a la tienda física a retirarlo, o acuerda un delivery con ellos. 

Así podrá digitalizar tu negocio a través de las redes sociales, sin costos excesivos y de forma progresiva. 

Y en general, las redes sociales nos dan la ventaja de poder construir nuestro propio espacio dirigido a nuestro nicho de mercado. Queda de nosotros disciplinarnos, conocer las características de las redes sociales y aprender a utilizarlas en nuestro beneficio.

     Desventajas de las redes sociales

Aunque algunas críticas a las redes sociales pecan de alarmistas y exageradas, esto no quiere decir que no existen riesgos respecto al uso de estas plataformas. 

Como toda herramienta, las redes sociales pueden ser positivas o negativas, dependiendo de la utilización que hagamos de las mismas. Vamos a evaluar las cinco principales desventajas que traen las redes sociales, para ti y tu marca. También veremos cómo resolver los errores que cometas en redes sociales. 

1. Disminución del contacto personal. Si bien 2020 demostró que el contacto digital es ya la norma en el mundo, sigue siendo problemático la ausencia de contacto personal. Tanto para las relaciones personales, como para los contactos comerciales, la interacción cara a cara continúa aportando un plus.

¿Cómo vencerla? Refuerza tu presencia en redes, con interacciones físicas. Una sólida marca en redes sociales no está exenta de una buena cantidad de interacciones en persona.

2. Riesgo para tu marca personal o corporativa. Un elemento que observan los analistas sobre las redes sociales es como promueven un discurso visceral y apasionado, que muchas veces afecta la racionalidad. Con ello tienden a “viralizarse” denuncias, quejas y reclamos. 

En el caso de una marca, esto puede afectarle notablemente. Todas las empresas cometen errores y tienen fallos. No es lo mismo tratar con el fallo individual que hayas cometido, que hacerlo cuando ese fallo se ha vuelto viral y te ha causado un daño de marca visto por miles o incluso millones de personas.

¿Cómo vencerla? Ten mucho cuidado con el manejo de tus redes. Estamos en tiempo sensibles a ciertos tipos de contenido que, aunque no sean su intención original, resultan ofensivos. También estamos alertas ante la mala atención que reciben algunos clientes de parte de ciertas empresas. 

Tu trabajo en redes es tener una marca que proyecte valores adecuados en sus contenidos. Al mismo tiempo, tener personal bien capacitado para dar respuestas a las dudas y quejas de tus clientes, en el momento en que las manifiesten. 

Responde con rapidez y eficiencia a los reclamos y quejas y te evitarás una crisis de marca.

3. Confusión entre la vida personal y empresarial. Esta no es tanto una desventaja de las redes, como un error que puedes cometer. Ese error es no separar lo personal de lo profesional. 

El principal problema, además de la ausencia de límites en la relación de tu audiencia contigo, es que difuminas el esfuerzo. Un contenido que está segmentado para, digamos, promocionar un producto que vendes, genera buenos resultados. Resultados que pierdes si el contenido siguiente solo interesa a tu familia y amigos cercanos. 

¿Cómo vencerla? Si quieres tener un perfil en redes sociales para tus fotos familiares y al mismo tiempo quieres promocionarte como profesional freelance, tienes que tener dos perfiles. Crear un perfil profesional, unificará tus esfuerzos en torno a una estrategia efectiva, te ayudará a aumentar tu cartera de clientes y te permitirá obtener las ventajas de las redes sociales.

4. Trolls. No, aquí no estamos hablando de críticas a tu marca o de clientes descontentos. Cuando hablamos de Trolls, nos referimos a un fenómeno intrínseco de estas redes sociales: los perfiles cuya única intención es generar insultos, acosos y agresiones contra los demás.

No se trata de un error que hayas cometido, sino de personas con mucho tiempo libre para agredir y acosar a otros. Muchas veces los Trolls la emprenden contra las marcas. En especial, cuando ven que les afecta el “trolleo”. 

¿Cómo vencerla? En principio, puedes tomártelo con humor. Por lo general los Trolls se van cuando ven que no pueden lastimar o dañar a quien atacan. Como tienen mentalidad de bullies escolares, una vez descubren que la marca se toma a broma los trolleos, paran.

Pero en caso contrario, aprende a identificarlos y siéntete libre de bloquearlos y deshacerte de ellos. ¡No tienes por qué tolerar agresiones gratuitas! 

Es natural tener clientes descontentos; siendo tu labor responder a su descontente. Pero no nada natural lidiar con ociosos que solo buscan insultar y agredir de forma intencionada y sin razón. Son tus redes, tienes derecho a controlarlas en el ámbito de tus perfiles, sean personales o corporativos.

5. Seguridad y data. Las críticas principales que hacen a las redes sociales se refieren a sus políticas de manejo de datos e información personal. Acá, los críticos tienen razones para temer que las redes sociales expongan indebidamente los datos de las personas. 

Pero incluso más allá: se puede criticar cómo los usuarios de las redes sociales utilizan esa información. 

¿Cómo vencerla? Podemos separar la solución en dos fragmentos: uno dirigido a los perfiles corporativos y otra a los perfiles personales. 

En el caso de los primeros, ten en cuenta que solo debes usar las herramientas que esas redes te dan. Por ejemplo: el administrador de anuncios de Facebook te deja segmentar tus anuncios, sin invadir la privacidad de los usuarios. Es importante hacer esto, ya que no tienes derecho a utilizar datos que los clientes no te hayan autorizado.

Por su parte, respecto a los perfiles personales, todo es más complicado, porque creemos que por interactuar regularmente con el perfil de otra persona, estamos compartiendo nuestra intimidad con ella. ¡Pero eso no es así!

Las personas que interactúan a diario contigo, puede que compartan asuntos personales, pero eso te da derecho a invadir su espacio. Siempre que creas que debes inmiscuirte en asuntos personales de tus contactos en redes sociales, pregúntales si están de acuerdo con ello o si se sienten cómodos al respecto.

Como vemos, las desventajas de las redes sociales tienen solución. Solo es cuestión de aprender a usarlas y aprovechar su potencial, evitando sus errores y problemas. 

La mejor forma de utilizar las redes sociales es apalancándonos en sus potencialidades de marketing. Analicemos qué es y cómo hacerlo.

Marketing en redes sociales

El marketing en redes sociales está muy ligado, aunque no siempre sea el caso, al llamado marketing de contenido. 

Si las redes sociales son hoy la gran ágora del mundo, no es extraño que el marketing y la publicidad se hayan mudado hasta ellas. Lo que sí es menester entender es el tipo de mercadeo que debe hacerse en redes sociales. 

El marketing en redes sociales es diferente al marketing tradicional, porque aunque los fundamentos del mercadeo son los mismos, la forma en que se desarrolla en esas plataformas es novedosa. 

En primer lugar porque en redes sociales las personas no se conectan para comprar, sino para hacer su vida digital. Consumir contenidos, publicar contenidos y estar en contacto con sus amigos y familiares. Por lo tanto, lo último que quieren ver es publicidad directa.

Es allí cuando el marketing en redes sociales debe ser inteligente y capaz, para saber cómo llegar a la audiencia. La primera forma de hacerlo, es el marketing de contenidos.

Marketing de contenidos en redes sociales

Consiste en la creación de contenidos que pueden resultar relevantes para tus potenciales clientes. Con ello se les impulsa a conocer tu marca y entrar en tu embudo de conversión.

¿Por qué esto ha de funcionar? Más adelante hablaremos de ello en futuras publicaciones. Sin embargo, la razón central, es que los contenidos no interrumpen el flujo natural de las redes. Por el contrario: lo potencian.

Así las personas no sienten que se les está dando “publicidad”, sino que consumen contenidos que les interesan. Esa falta de disrupción, es beneficiosa para las marcas, ya que no es agresiva ni invasiva, dos ideas que la gente sigue asociando a la publicidad.

De igual modo, el marketing de contenidos en redes sociales, amplía muchísimo la audiencia de una marca, porque aunque muchas personas terminen por no comprar, serán nódulos de divulgación de los contenidos creados.

Pero, ¿cómo crear contenidos para redes sociales que cumplan con esos objetivos? Acá, algunas buenas prácticas.

1. Planifica. Evalúa la situación actual de la marca en redes sociales así como su potencial. Identifica cuáles son los principios y valores que quieres que se asocien a ella. Luego, las oportunidades que se pueden aprovechar para hacer que un mensaje llegue al destinatario correcto.

Hazte una idea de los seguidores, basándonos en la información que tenemos y en los perfiles de buyer persona, que toda buena marca debe elaborar.

En este apartado también es bueno que definas las plataformas en las que la marca actuará. No todas las marcas encajan en todas las redes sociales, ni todas deben seguir la misma hoja de ruta. Es cuestión de elegir entre Instagram, Facebook o Youtube o de blogs, podcasts o videos cortos.

Esa decisión debes tomarla al investigar donde está la audiencia potencial a la que quieres llegarle.

2. Produce. Una vez definidos los puntos de partida, se aplica de cada una de las estrategias establecidas en el punto anterior en el horario y medios digitales acordados. 

Estas medidas no están escritas en piedra. Parte del marketing de contenidos en redes sociales se basa en el ensayo y error. Ve ajustando las horas y densidad de las publicaciones de acuerdo a los datos que las propias redes sociales te van dando respecto al rendimiento de tus contenidos.

3. Difunde. Por supuesto que la información publicada es lo más importante, pero el contenido por sí solo no basta si no haces una estrategia de difusión.

 Piensa en estrategias SEO (in y off page) para posicionarte de primero en los buscadores, no descuides el peso que la participación de la marca tenga en los medios digitales, ni la interacción con sus seguidores, ni la oportunidad que traen consigo las publicaciones compartidas.

4. Analiza tus métricas. El paso final de todo el proceso de crear contenido para redes sociales es evaluar el desempeño. Recordemos que lo que no puede ser medido no puede ser mejorado. 

Periódicamente debes valerte de las métricas para interpretar el resultado de los contenidos contenido a través de KPI (Key Performance Indicators) como:

  • Número de seguidores
  • Publicaciones más compartidas
  • Publicaciones con mayor interacción
  • Número de visitas al sitio web que generaron las publicaciones
  • Cantidad de mensajes que enviaron los usuarios a los perfiles luego de subida la publicación
  • Tiempo de permanencia en el sitio web

 Estos valores por sí mismos no determinan nada, pero son fuente fiable para entender muchas de las preguntas que nos hacemos como: ¿Por qué la interacción es tan baja? ¿Cuál es la hora adecuada para publicar? ¿Qué contenido generó más clics hacia nuestra web?

Finalmente, una vez que se termina el proceso, debes iterar y mejorar siempre en cara iteración.

Cada marca tiene su potencial y su necesidad específica, por eso adaptarse a la naturaleza de ellas es primordial. Hay una frase muy popular entre profesionales que trabajan en marketing para redes sociales: el contenido es el rey.

Y sí, es una frase cierta. Pero los contenidos deben planificarse y ser parte de una estrategia global para posicionarte en las redes sociales.

Fidelización de marca en las redes sociales

Cerremos con un tema del marketing clásico traído hacia las redes sociales. Se trata de la llamada fidelización de marca. 

Tradicionalmente se hablaba de fidelización de marca en casos como el de Nike o Disney, marcas longevas y que poseen una enorme fidelidad por parte de sus clientes. 

La fidelidad de marca se definía como el nivel de afinidad y compromiso de un cliente hacia una marca en particular. Esta cercanía iba más allá de los productos y se relacionaba más con la identificación de los clientes con el estilo proyectado por la marca en cuestión.

¿Ha cambiado la fidelidad de marca por el surgimiento de las redes sociales?

La respuesta es que sí. Y principalmente tiene que ver con el hecho de que las personas en redes sociales exponen su estilo de vida, sus valores personales y hasta sus posicionamientos políticos y sociales. 

Por ello, su identificación con una marca en redes sociales, es más relevante de lo que era la antigua fidelidad de marca en la economía tradicional.

En redes sociales las marcas tienen personalidad propia y son percibidas como un amigo más de los clientes. Los une un lazo emocional y personal que los hace perdonar sus equivocaciones, celebrar sus aciertos, preferirlos ante la competencia y estar atentos a las últimas novedades.

En redes sociales hay dos fidelidades de marca. A saber:

Lealtad de marca funcional

Es la que se da cuando preferimos a una marca por los atributos y especificaciones que posee. Es una lealtad del tipo racional. Nos acercamos a ese producto porque es el mejor del mercado y sus atributos son de última tecnología y nos brindan seguridad respecto a algún tema, por poner algunos ejemplos. 

Las razones son sencillas de explicar pues están relacionadas directamente al desempeño. Dicho de otra manera: no es una lealtad de valores, sino de utilidad. “Compro productos de esta marca porque funcionan”.

Este tipo de lealtad de marca funcional se da cuando preferimos una marca de computadoras por su ficha técnica, una marca de zapatos cuando eres corredor o cuando escoges un seguro sobre otro.

¿Cómo conseguir la lealtad funcional de tus clientes?

Investiga qué atributos de tu producto considera importante el cliente y elabora tus publicaciones en redes sociales partiendo de ellos.

Lealtad de marca emocional

Sucede cuando el cliente se siente comprometido e identificado a nivel personal con una marca. 

Generalmente esta lealtad surge con productos que se exhiben en público y que por ello forman parte de la personalidad de los compradores.

Tal vez una de las marcas que mejor han generado este tipo de lealtades en los últimos años, sea Apple. Es común escuchar a una persona decir que “ama su Iphone”. 

Todos los años, millones de compradores de Apple se apilan con expectativas a los keynotes anuales que la marca hace para anunciar sus nuevos productos. Más allá de sus características, los compradores de Apple compran prestigio, originalidad, estilo y modernidad cuando adquieren uno de sus nuevos gadgets. 

Es la lealtad emocional la que provoca cosas como esta

¿Cómo conseguir la lealtad emocional de tus clientes?

Ofréceles más valor emocional. Esfuérzate en comunicar que los entiendes, que piensan igual y que son más cercanos de lo que podría pensar. Identifica a tu marca en redes sociales con valores: prestigio, modernidad, diversión, juventud, seriedad, etc. Valores intangibles que creas que vayan asociados al tipo de marca que quieres posicionar en redes sociales. 

Este es el tipo de fidelidad más común en redes sociales. Si has visto que en los últimos años las marcas se preocupan por identificarse con ciertas causas sociales, es por esto. Ya las marcas entendieron que para vender en redes no basta con decir que un producto es mejor. Ahora hay que decir que tus productos “te hacen” mejor.

Conclusiones

Las redes sociales son la puerta de entrada a internet en el siglo XXI. Allí están tus compradores, audiencia potencial, artistas, políticos, líderes de una causa social, hasta tus familiares no iniciados en tecnología. 

¡Ya no hay nadie fuera de las redes sociales!

Te toca a ti entenderlas, conocer sus ventajas y usarlas en tu beneficio. Esperamos que las herramientas que te hemos compartido te sirvan para potenciar y mejorar tu presencia o la de tu marca en redes sociales. 

En próximas entregas te enseñaremos cómo hacer un mejor SEO, te contaremos la historia de las redes sociales, te daremos tips y consejos para hacer planes de contenido acertados y en general, te daremos los instrumentos que necesitas para que utilices las redes sociales en tu beneficio.

Give a Comment