Personas planeando una estrategia de contenidos

¿En qué piensas cuando oyes el término “marketing de contenidos“? Algunos profesionales del marketing eligen los blogs o las publicaciones en las redes sociales, mientras que otros identifican los estudios de casos o los libros blancos (white papers). La verdad es que todos ellos son correctos, y hay incluso más tipos de marketing de contenidos a tu disposición. De hecho, puede que incluso haya algunos que te sorprendan.

Sumerjámonos en algunos de los diferentes tipos de contenido que puedes incluir en tu estrategia de marketing, y aprendamos cómo puedes convertirte en un experto del content marketing.

Entradas de blog


Quizás uno de los tipos más populares del marketing de contenidos, las entradas de blog son una forma poderosa de aportar contenido relevante y atractivo a tu público objetivo.

Los blogs no sólo te ofrecen la oportunidad de demostrar tu experiencia y autoridad en un tema, sino que también te permiten educar (y quizás entretener) a tus lectores de forma regular. Las publicaciones de los blogs son también increíbles herramientas de SEO: ayudan a dirigir el tráfico orgánico a tu sitio, aumentan el número de páginas indexadas en tu sitio y proporcionan a tu sitio más enlaces entrantes.

Saca el máximo partido a tu blog

  • Pregúntate: “¿Quién es el público y cuál es el objetivo?”. Responder a estas preguntas iniciales te ayuda a crear entradas de blog que produzcan un mejor contenido, y hace que sea más probable que se lea y se comparta
  • Asegúrate de que estás optimizando tus entradas, y de esta manera aumentar las oportunidades de clasificarse mejor en los motores de búsqueda.
  • Basándote en el tema de tu blog, busca palabras y frases clave con gran volumen de búsqueda y encuentra oportunidades para incorporarlas a tus subtítulos, al título y al propio contenido
  • Publica contenidos en las redes sociales que enlacen a tus blogs para aumentar la exposición y atraer tráfico al sitio
  • Publica al menos dos entradas de blog al mes, semanalmente, o más, si tienes los recursos necesarios

Y lo más importante es entender que contar con un blog en tu sitio no significa autopromoción. El objetivo primario de un blog es informar y abarcar temas de interés tanto de tus usuarios recurrentes, como de posibles nuevos lectores. Claro que esto no significa que tener contenido promocional en tu blog de vez en cuando sea una mala práctica, solo hay que limitarlo y fluir de manera más natural.

Redes sociales


Con todas las diferentes plataformas – y diferentes audiencias en esas plataformas – las redes sociales son uno de los tipos más dinámicos de marketing de contenidos. Puedes personalizar tu contenido por plataforma, utilizar varios medios como vídeos o transmisiones en directo, y dirigir el tráfico a tu sitio web desde tus publicaciones.

Las redes sociales pueden potenciar el SEO mediante el envío de señales a los motores de búsqueda, conectar con el público objetivo, ofrecer un canal de atención al cliente y mantener las marcas en la cima con contenido fresco.

Para sacar el máximo partido a las redes sociales

  • Decide qué plataformas tienen más sentido para tu marca y cómo puedes utilizarlas
  • Pregúntate: “¿Cuáles son las edades promedio de los usuarios de la plataforma? ¿Los usuarios acuden a ellas para formarse o entretenerse? ¿Qué tipos de contenido funcionan mejor en las distintas plataformas?”
  • Publica contenidos en línea con la voz de tu marca, de forma regular, y responde a las preguntas, opiniones y comentarios de los usuarios.
  • No vendas en exceso. Se promocional solo el 20 por ciento del tiempo, y útil o entretenido el otro 80 por ciento.

Por ejemplo, podemos observar el blog de Clip, quien tiene toda una sección dedicada a ayudar a sus lectores con los negocios.

Vídeos

Sin duda, el vídeo es uno de los tipos de marketing de contenidos más populares ahora mismo. En general, la gente está viendo más contenido de vídeo que nunca. El 54% de los consumidores quiere ver más vídeos de las marcas y empresas que apoyan. Este contenido multimedia no sólo atrae a la gente, sino que también puede utilizarse para educar a los consumidores y conducir a las conversiones.

Cómo sacar el máximo partido a un vídeo

  • Decide cuál es tu objetivo: concienciación, educación, entretenimiento, etc., ya que tus clientes se encuentran en diferentes etapas del proceso de compra
  • Considera utilizar vídeos llamativos y de introducción para las etapas iniciales, así como vídeos de instrucciones o de demostración de productos para los que están más cerca de la etapa de compra
  • Incorpora tu contenido de vídeo a otros tipos de contenido. Se ha demostrado que los vídeos aumentan la participación en el email marketing, las publicaciones sociales y las entradas de blog

Podcasts

Ha sido interesante ver -o deberíamos decir escuchar- el renacimiento del podcasting en los últimos años. Los oyentes mensuales están creciendo del 21 al 24 por ciento año tras año, y se espera que los anunciantes gasten 500 millones de dólares en anuncios de podcasts en 2020. ¿Por qué hay que tenerlo en cuenta en tu mezcla de marketing de contenidos?

Los podcasts te ofrecen una audiencia mayoritariamente cautiva; los oyentes tienden a quedarse, siempre que tu contenido sea valioso. Los podcasts también te dan la oportunidad de inyectar humanidad a tu marca y demostrar el liderazgo de pensamiento a tu audiencia.

Para sacar el máximo partido a los podcasts

  • Pregúntate por qué deberías hacer un podcast y qué puedes hacer de forma diferente o aportar que tus competidores aún no hayan hecho
  • Asegúrate de que entiendes a tu público objetivo, lo que quiere oír y cómo puedes ofrecerlo, no sólo una vez, sino una y otra vez
  • Considera lo bien que puedes integrar tu marca en los podcasts
  • Asegúrate de que tienes los recursos (tiempo y dinero) para mantener un programa continuo.

Lo más importante, recuerda que tus oyentes se comprometerán con un podcast que les guste, pero tú también tienes que comprometerte.

Casos de estudio

Los casos de estudio son una forma muy eficaz de demostrar la calidad de tus productos o servicios, utilizando ejemplos de la vida real. De hecho, son el principal contenido para los compradores, ya que el 78% accede a los casos de estudio cuando investiga las compras.

A los consumidores les gustan los casos de estudio porque pueden ver cómo los resultados que has producido pueden añadir valor a sus propias marcas. Este tipo de marketing de contenidos ayuda a generar confianza y credibilidad en tu empresa.

Como utilizar los casos de estudio

  • Cuando consideres qué experiencias de clientes convertir en casos de estudio, elige las que tengan resultados convincentes
  • Querrás mostrar a los lectores el éxito de tu enfoque o de tus servicios, y que tienes los procesos en marcha para volver a hacerlo
  • Asegúrate de incluir información sobre el reto único que tu cliente quería resolver, los pasos que diste para resolver ese reto y los detalles del resultado

Los casos de estudio son excelentes como valor agregado en una propuesta para cerrar un trato con un cliente, así que no olvides incluirla por ahí también.

Libros blancos (White papers)

Si quieres recopilar información sobre tus clientes, una de las mejores formas de hacerlo es con los libros blancos. El 76% de los compradores están dispuestos a registrarse y compartir su información a cambio de libros blancos. Estos tipos de marketing de contenidos de formato largo son una forma estupenda de generar clientes potenciales, ya que crean interés mediante datos, detalles y toneladas de información relevante para el sector.

Sácales provecho

  • Determina cuáles son las piezas de contenido más valiosas que puedes desarrollar, que se relacionan fuertemente con lo que tu marca puede ofrecer a una empresa o individuo
  • Dedica el tiempo necesario a crear una presentación de alta calidad, densa en información y rica en datos sobre el tema.
  • Los libros blancos son una pieza de contenido más pesada que un blog o un post social; también deben requerir más tiempo y esfuerzo de producción
  • Los libros blancos suelen estar “cerrados”, lo que significa que alguien tiene que compartir cierta cantidad de información contigo a cambio de la descarga de tu libro blanco, así que crea una página de aterrizaje (o landing page) separada donde los lectores puedan enviar sus datos y adquirir el libro blanco. Al crear tu formulario de captación de clientes potenciales, considera qué información necesitas realmente de los posibles compradores. Demasiados campos pueden alejarlos y frustrarlos antes de que pulsen “descargar”.

Infografía

Educar a tu cliente no consiste sólo en compartir consejos útiles o datos relevantes; también se trata de establecer tu marca como un experto del sector. Las infografías pueden ayudarte a hacer ambas cosas, comunicando información útil sobre un tema interesante y sobre tu marca en un formato fácilmente digerible.

Estos activos visuales te ayudan a crear confianza y autoridad con los clientes potenciales, y se integran fácilmente con otros tipos de marketing de contenidos como los blogs, las redes sociales y los libros blancos. Lo mejor es que son muy compartibles, lo que puede extender rápidamente tu alcance a nuevas audiencias.

Usalas correctamente

  • Elige un tema muy relevante para tu público objetivo: tu infografía debe contar una historia que importe
  • Recoge información interesante y actualizada
  • Invierte en un buen diseño para que la infografía sea atractiva y útil. Si no tienes un equipo de diseño interno, el gasto de contratar a un freelancer merece la pena
  • Crea artículos de blog, gráficos para redes sociales y otros contenidos en torno a tu infografía

Content Marketing: Conclusión

Con todos los tipos de contenido disponibles para los profesionales del marketing, es importante comprender las funciones, los puntos fuertes y los retos de cada uno. No todos los tipos de contenido funcionan para todas las marcas, y puede que tengas que priorizar dos o tres al principio. Una vez que tengas suficientes datos para ver qué funciona y qué no, podrás utilizarlos para influir en las decisiones sobre dónde asignar tus recursos de marketing para que sean más eficaces para tu marca.

Lo más importante es que cada uno de estos siete tipos de contenido rara vez se mantiene por sí solo. Una vez que te hayas esforzado en crear un blog fantásticamente escrito y repleto de datos, busca oportunidades para reutilizarlo convirtiéndolo en un vídeo, una infografía o ambos.

¿Qué tiene en común cada uno de estos activos de marketing de contenidos? El primer paso en su ideación: determinar una audiencia y un propósito. Cada contenido que crees debe resolver un problema real para un público concreto. Una vez que tengas a tu buyer persona y tu estrategia de contenidos, poner en marcha tu motor de contenidos será un juego de niños.

Así que adelante, sal y toma

Give a Comment